06.consagracion 8v 2017

Al iniciar la vida del gabrielino, en Octavo de Básica, los padres y madres de familia entregan su hijo a la Madre Dolorosa. Con este acto, tanto madres como hijos abandonan sus pretensiones y se entregan completamente en las manos de María.

 

Esto quiere decir, que se comienza a vivir para servir a los demás, como a los hermanos de Cañaveral, donde se encuentra en tercer campus de plantel; o para el proyecto en Chinchiloma, donde estuvieron hace pocos días los estudiantes de Noveno de Básica.

Desde el momento de la Consagración, los chúcaros comienzan a vivir el lema del colegio: ser más para servir mejor.

Más imágenes aquí