04.Incorporacion2018

Formar seres humanos competentes, consientes, compasivos y comprometidos es uno de los grandes objetivos de la educación jesuita, por esta razón es una gran noticia para nuestros colegios que una nueva generación de bachilleres se haya incorporado el 20 de julio de 2018.

 

La tarde comenzó con la tradicional eucaristía donde se agradece a Dios y a la Madre Dolorosa por seis años de vida colegial. Luego, a las 18h00 comenzó la ceremonia de incorporación donde se entregaron los diplomas de Bachilleres en Ciencias por parte del Ministerio de Educación. Los jóvenes ingresaron al polideportivo junto a sus madres, recordando la frase ‘Mi madre aquí me dejó’ del Himno a La Dolorosa.

En las palabras de bienvenida el Padre Rolando Calle, S.J., rector del plantel, en primer lugar, anunció el convenio que la Red de Unidades Educativas Ignacianas del Ecuador, que después de algunos años de negociación, ha logrado que los estudiantes de los colegios jesuitas del país ingresen a la Universidad Católica del Ecuador sin examen de ingreso. Quienes tienen un promedio igual o superior a 7,5 podrán ingresa a carreras artísticas, humanísticas y sociales de la PUCE a nivel nacional. Quienes tengan un promedio igual o superior a 8,5 podrán ingresar a cualquier carrera, excepto a las carreras de alta demanda. Los estudiantes miembros del cuadro de honor podrán ingresar a las carreras de alta demanda. Adicionalmente, es importante mencionar que existe la posibilidad de beca socioeconómica, luego del estudio de la Universidad y la beca Loyola entregada al mejor egresado.

Al dirigirse a los jóvenes bachilleres, se refirió a ellos como la “segunda buena noticia” pues, como indica el Papa, ellos están encargados de una tarea grande y difícil, pero no imposible. El Rector recordó la antigua historia de Nabot (1 Reyes 21) donde un rey ambicioso lo calumnia acusándolo de falsedad para quedarse con la viña que era herencia de sus padres.

En su reflexión el Padre Calle advirtió a los jóvenes “ustedes van a tener que jugarse su herencia: sus principios, su educación del Colegio San Gabriel tarde o temprano en su vida profesional. El Papa Francisco nos hace acuerdo de algo que vale no solo para nosotros, sino para nuestro país. Él habla de los mártires condenados por la calumnia. La historia de Nabot (en palabras del Santo Padre) es un paradigma que se repite con Jesús y con otros mártires, pero también es un paradigma en el modo de proceder de mucha gente de hoy, de jefes de estado y de gobierno. Con una calumnia se juzga y se condena… A ustedes les puedo hablar como personas mayores de edad; adultos que comenzarán a actuar inclusive política y profesionalmente en su vida. En este día de fiesta quiero pedirles a ustedes muchachos que no sientan miedo de seguir sus principios, que actúen cuando tengan que actuar y cuando vean una injustica levanten la voz; nunca han tenido que vivir una situación como la que pasamos ahora. A todo nos tocará ser críticos, objetivos y escuchar a nuestro Santo Padre. Dios nos dará la fuerza para construir un Ecuador cada vez mejor, y ustedes van a ser protagonistas de esto”.

En la parte final de su intervención, el Padre Rector invitó y agradeció la presencia del señor Wilson Cueva, padre de Nicolás Cueva, estudiante fallecido hace aproximadamente de 7 meses a causa de un accidente. Nicolás además de motocross, deporte con el que ganó múltiples competencias, también fue seleccionado de volley. Desde los 3 años participó en campeonatos y consiguió triunfos en muchas competencias incluso fuera del país, en Chile y Estados Unidos. Nicolás siempre tuvo mucha fe en Dios y en la vida mucho positivismo. Decía ‘nunca pierdas la fe, porque la gloria llegará’. Don Wilson Cueva quiso dejar en el Colegio San Gabriel un diploma de reconocimiento que la Federación Ecuatoriana de Motocross, con el aval del Ministerio del Deporte, le entregó a la familia y un busto que personifica la imagen de Nicolás con su casco. Estos recuerdos siempre los encontraremos en el colegio y nos recordarán la vida de Nicolás. Después de estas sentidas intervenciones los estudiantes recibieron su título de Bachilleres en Ciencias.

El acreedor del Anillo de Oro, Juan Esteban Aguilar Ocampo, agradeció en nombre de su generación a todos sus docentes por su cariño, entrega y exigencia por prepararlos para el mundo fuera del colegio, a sus compañeros y a su familia. “Este logro es nuestro tanto sacrificio, sudor y lágrimas nos han traído aquí; y saben, tengo la certeza de que la 2018 avanzará hasta alcanzar grandes logros, y con ello demostrar que no nos doblegamos ante nada pues somos una manada”.

Más imágenes aquí

  • 01.Incorporacion2018
  • 02.Incorporacion2018
  • 03.Incorporacion2018
  • 04.Incorporacion2018
  • 05.Incorporacion2018
  • 06.Incorporacion2018
  • 07.Incorporacion2018