“Pongan en el centro de su corazón a la Dolorosa, a la Virgen como guía en sus días… sin ella el colegio no tiene sentido”. P. José ‘Suco’ Ribas (1926-2018)

José Ribas nació el 11 de marzo de 1926 en Palma de Mallorca, Islas Baleares, en el Meditarráneo español. Fue el sexto de nueve hermanos. Creció en una finca de sus padres pero por razones del colegio, tuvo que mudarse a Mallorca. En los últimos años sintió la atracción por el trabajo jesuita, sobre todo por la vocación misionera.

A los 16 años ingresó al Noviciado jesuita de Veruela donde comenzó su formación sacerdotal, parte de los estudios clásicos, el escolasticado de 4 años, para terminar con filosofía en Barcelona.

Mientras estudiaba filosofía pidió trabajar en América Latina. Inicialmente estuvo destinado a Perú, sin embargo, las clases en ese país comienzan en marzo y él, en el mes de julio ya había culminado sus estudios. Mientras aguardaba el momento de viajar, Monseñor Pablo Muñoz Vega (Provincial del Ecuador) estaba buscando gente para llevar al Ecuador.

“Llamó por teléfono diciendo si yo no tendría inconveniente en vez de ir al Perú, venir al Ecuador. Yo dije encantado. Todo es América y allá me voy”.

El Padre José Ribas, S.J. cumplió con varios cargos a lo largo de su vida comenzando con la docencia en el Colegio San Gabriel desde 1950, que se vio interrumpida por un período de estudios de teología en Estados Unidos. Regresó ya ordenado sacerdote en 1958.

Fundó la Asociación Provincial de Andinismo de Pichincha, con quienes se construyeron los refugios del Cotopaxi y del Cayambe (hoy a cargo del Gobierno Nacional).

En el año 1980 fue designado Rector del Colegio San Gabriel, período en el cual finalizó la construcción del Templo de la Dolorosa y del Polideportivo.

En 1992 finalizar su rectorado y comienza su labor en la Dirección Nacional de Fe y Alegría durante nueve años, luego de los cuales fue designado como rector del Colegio Borja de Cuenca por tres años más; nuevamente sería nombrado Rector del San Gabriel en el año 2003, hasta julio del 2007. Finalmente, estuvo a cargo de la Casa de Ejercicios de Machachi.

Toda su vida estuvo comprometida con el trabajo con los jóvenes; a los 92 años inauguró un nuevo refugio en el Cayambe destinado a la formación integral de niños, niñas y adolescentes.

Falleció en la paz del Señor en la madrugada del 15 de agosto de 2018.